La cocina sencilla.
La cocina sencilla.

Pestiños

     Dificultad **

 

INGREDIENTES

¼ Kg. de harina de repostería .(En todo caso, la que admita)

1 vaso (de caña) de aceite de oliva

1 vaso (de caña) de vino blanco

Una cucharada de matalahúga

Aceite de oliva para freír

 

           PARA ESPOLVOREAR    

        

Azúcar glas. (Se puede moler el azúcar en una trituradora doméstica)    

 

         ELABORACIÓN          

      

  • Pon la harina en un cuenco.
  • Fríe ligeramente la matalahúga en el aceite de oliva. Vierte este aceite sobre la harina, habiéndola colado previamente y desechado los granos de matalahúga.
  • Pon así mismo en la harina el vaso de vino blanco.
  • Mezcla bien hasta conseguir una masa homogénea que no se quede pegada a las manos. Si es preciso, añade la harina que admita.
  • A continuación amasa sobre la encimera de la cocina. (Cuanto más se amase, más esponjosos quedarán los pestiños).
  • Envuelve la masa en un lienzo y déjala reposar media hora.
  • Cuando te dispongas a freírlos, coge trozos de masa y aplánala con un rodillo hasta dejarla muy delgada. Corta tiras de 5 o 6 centímetros de ancho y unos ocho o diez de largo. (Aproximadamente, claro). Une dos de sus picos opuestos apretando bien para que al freírlos no se abran.
  • Fríe en abundante aceite caliente.
  • Cuando los apartes, ve poniéndolos sobre papel absorbente para que suelten el aceite. Por último, y si te gusta, espolvoréalo con azúcar glas.
Panes
Melocotones rellenos
Solomillo al vino de Málaga
Tarta de almendras
Tomates rellenos
Delicia mediterraneo